Feliz cumpleaños a la bandera de Puerto Rico, símbolo de la lucha anticolonial

For English version to this article: https://carlitoboricua.blog/2018/06/03/the-puerto-rican-flag-a-symbol-of-anti-colonial-struggle/

Por Carlos “Carlito” Rovira

El 22 de diciembre de 1895, los boricuas afiliados al Partido Revolucionario Cubano, crearon la bandera de Puerto Rico en una reunión secreta celebrada en el Chimney Corner Hall de la ciudad de Nueva York. Al frente de este noble esfuerzo estaban los destacados Manuel Besosa, Antonio Vélez Alvarado y Juan de Mata Terreforte, un exiliado veterano del levantamiento del Grito De Lares de 1868. Entre los otros 59 asistentes también estuvo el reconocido literato y archivista de historia negra Arturo Schomburg.  

Desde principios de 1800, la ciudad de Nueva York sirvió como refugio para los revolucionarios cubanos y puertorriqueños que estaban siendo buscados por las agencias represivas de España. Cuba y Puerto Rico fueron las colonias restantes de España, después de una serie de revoluciones exitosas por la independencia en América Latina. Madrid quería conservar su estatus de colonizador todo el tiempo que pudiera. No es de extrañar por qué la ciudad de Nueva York se convirtió en el lugar de nacimiento de las banderas cubana y puertorriqueña.  

Los patriotas puertorriqueños optaron por invertir los colores de la bandera cubana, siguiendo la tradición de las “Dos alas del mismo pájaro”, metáfora poética de la legendaria literaria femenina Lola Rodríguez De Tío. Esta expresión metafórica fue utilizada más tarde en la interpretación musical del líder revolucionario cubano, José Martí. Los luchadores por la libertad de ambos países colaboraron durante siglos en una lucha mutua contra la tiranía española.

Muchos creen que la idea de invertir los colores de la bandera cubana se originó en Lola Rodríguez De Tío. Y comprensiblemente, Lola colaboró de cerca con los revolucionarios cubanos en el exilio cuando ella vivió en la ciudad de Nueva York.

Para los puertorriqueños, como todo los pueblos oprimido que lucha por construir una nación, la bandera representa muchas cosas. Es la única representación que nos obliga a expresar nuestras aspiraciones y sentimientos más profundos relacionados con la historia, la cultura y el patrimonio.  

Veintisiete años antes de la reunión de Chimney Corner Hall, Ramón Emeterio Betances y otros líderes revolucionarios del levantamiento de El Grito De Lares de 1868 vieron la necesidad de crear tal símbolo para la recién establecida nación en lucha. El liderazgo de ese movimiento entendió bastante bien el papel que juega la espiritualidad en una feroz batalla por la liberación.  

En colaboración con Betances, Mariana Bracetti Cuevas, quien también era costurera profesional, cosió a mano la primera bandera puertorriqueña. Ella armó una pancarta compuesta por dos cuadros rojos y dos azul turquesa, divididos por una cruz blanca (similar a la bandera dominicana) con una estrella blanca en la parte superior izquierda. Fue un homenaje al pueblo dominicano por permitir que los revolucionarios boricuas tuvieran una base en su país, y porque la madre de Betances también era dominicana.

En los años que siguieron al valiente intento de los insurrectos de Lares, el independentismo siguió existiendo en la clandestinidad, debido a un clima político desfavorable. Los mártires de Lares y sus partidarios fueron sistemáticamente encarcelados, torturados y brutalmente asesinados por las autoridades españolas. Puerto Rico estaba bajo las circunstancias más represivas, lo que obligó al movimiento a retirarse.  

Muchos de los que sobrevivieron al ataque huyeron a Nueva York, mientras que otros fueron a Cuba para unirse a sus camaradas en la lucha por la liberación de su país. Entre estos valientes patriotas puertorriqueños estaba Juan Ruiz Rivera, quien alcanzaría el grado de general en el ejército revolucionario cubano.  

A pesar de las difíciles circunstancias, el movimiento anticolonial en Puerto Rico poco a poco recuperó impulso. Además, fueron estas duras condiciones las que motivaron la reunión en Chimney Corner Hall y la creación de la actual bandera puertorriqueña.  

El 24 de marzo de 1897 ondeó por primera vez la actual bandera de Puerto Rico en el municipio de Yauco, en un levantamiento conocido como “Intentona de Yauco”. Fue el último intento por independizarse del colonialismo español.  

El levantamiento de la “Intentona de Yauco” de 1897.

Desde la Intentona de Yauco, la Bandera de Puerto Rico ha servido para inspirar el movimiento anticolonial en Puerto Rico, así como en las luchas de la diáspora puertorriqueña por los derechos civiles y contra toda forma de opresión brutal. Ha sido tradición que la bandera sea una inspiración en la batalla por la libertad y la justicia.  

En 1977, activistas tomaron el control de la Estatua de la Libertad. Ellos desplegaron una enorme bandera para enfatizar su declaración exigiendo la liberación de los presos políticos nacionalistas.

El 5 de noviembre de 2000, Tito Kayak, colocó la bandera puertorriqueña en la corona de la Estatua de Libertad protestando el bombardeo de práctica por la Marina de los EE. UU. en Vieques, Puerto Rico.

La devastación causada por el huracán María en 2017, junto con la aplicación continua de la política colonial de los EE. UU., convirtió a la bandera en un símbolo de esperanza. El nacionalismo se convirtió en una fuerza crítica que proporcionó fortaleza moral al pueblo puertorriqueño en la resistencia en curso.  

De hecho, las fuerzas destructivas de la Madre Naturaleza nunca pueden compararse con las actitudes de los funcionarios del gobierno de los Estados Unidos. Con su política de negligencia, los funcionarios estadounidenses contribuyeron a la pérdida de 4.645 vidas puertorriqueñas, un número de muertos que la administración Trump descaradamente cuestionó y trivializó. La criminalidad de la Ley Jones, combinada con los administradores de FEMA peligrosamente ineficaces, nos mostró (y al mundo) las políticas genocidas de los presidentes estadounidenses pasados y presentes, independientemente de su afiliación política.  

Criminalización de la Bandera de Puerto Rico  

Para colmo de males, después de que Estados Unidos invadiera y colonizara militarmente a Puerto Rico en 1898, los funcionarios estadounidenses desalentaron y estigmatizaron el uso de la bandera como algo malo. Pero fue durante la imposición de la Ley 53 de 1948, mejor conocida como Ley Mordaza, cualquier persona sorprendida mostrando o poseyendo la bandera puertorriqueña fue inmediatamente arrestada por las autoridades coloniales. Esta ley viciosa tenía como objetivo sofocar el apoyo masivo a la independencia, pero también se usó para perseguir al Dr. Pedro Albizu Campos y al Partido Nacionalista.  

Sin órdenes judiciales, la policía colonial registró al azar hogares, escuelas, negocios y lugares de culto en busca de la “bandera de contrabando”. Gracias al espíritu de lucha nacionalista de las masas puertorriqueñas, los gobernantes estadounidenses se vieron obligados a eliminar esta ley.  

En 1957, se eliminó la Ley 53 de 1948, así como la prohibición de la bandera puertorriqueña. Sin embargo, el azul turquesa original de la bandera fue reemplazado por el mismo azul oscuro de la bandera de los Estados Unidos, para causar psicológicamente un falso sentido de asimilación entre los puertorriqueños y los opresores extranjeros.  


A la izquierda, la versión original aprobada por los revolucionarios en el Chimney Corner Hall de 1895 reunión en la ciudad de Nueva York. A la derecha la versión impuesta por el colonialismo estadounidense.

Cuando ondeemos la Bandera de Puerto Rico en eventos anuales, no lo hagamos en vano y terminemos dando por sentado este honor. Aquellos que continúan colonizándonos quieren asegurarse de que nuestros símbolos patrios no sean más que una moda pasajera. La bandera puertorriqueña fue concebida por los sacrificios de muchos que lucharon por la libertad de nuestro pueblo.  

Por eso, en esta fecha, 22 de diciembre, celebramos la Bandera de Puerto Rico y saludamos la memoria de nuestros antepasados que lucharon valientemente por una noble causa. A pesar de todo lo que nos han hecho los gobernantes a través del racismo y los intentos de destruir nuestra identidad como pueblo, los boricuas seguimos levantando con orgullo nuestro máximo símbolo. QUE BONITA BANDERA!

QUE VIVA PUERTO RICO LIBRE!

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.